2.a.1. La evolución biológica

Existen aspectos que dificultan el entendimiento de determinadas teorías. Sobre todo en casos en que, por la materia, la percepción inmediata o intuitiva de determinadas relaciones es muy baja, al moverse en unos campos que no pertenecen al mundo cotidiano.

Dos casos típicos, sobre todo en sistemas complejos, son, por un lado, los análisis en una escala espacial distinta a la humana, bien sea microscópica o macroscópica con relación al tamaño y, por otro, cuando se realiza un análisis en el largo plazo.

En el campo de la biológica y de la genética se denomina micro-evolución a la del ámbito celular o inferior como ADN, proteínas, bacterias o virus. La escala correspondiente será la micro o microscópica. A la escala normal se la denomina macro o macroscópica. Hablando de astronomía los conceptos serían diferentes.

Pues bien, se está consiguiendo interactuar a escala micro en genética, lo que implica interactuar en un mundo casi desconocido y muy poco intuitivo.

Por ejemplo, a la mayoría de personas cuando les hablan de 325.000 millones de células, les da igual que 830.000 millones; y, no digamos ya, si se trata de moléculas o del número de letras del ADN.

Cuando se dice que el genoma de un mono se diferencia solo en el 1% del genoma humano parece que son muy similares. ¿Qué pasaría si dijeran lo mismo, pero con la cantidad absoluta de las conocidas letras del ADN en que difieren?

No obstante, hay un truco para no perderse del todo, es pensar en la teoría de los fractales. Básicamente viene a decir que, cuando se cumple, determinadas estructuras o modelos, sorprendentemente, se mantienen al cambiar de escala. En el caso de la evolución biológica, la vida se comportaría de forma muy similar a escala micro que a escala macro, porque es la misma vida la que se manifiesta a escala micro que la que se manifiesta a escala macro.

Esto no quiere decir, en absoluto, que no haya que adaptar algunas variables o conceptos ni que ocurra siempre. En ocasiones, el cambio de escala produce un modelo sensiblemente diferente porque entran en juego nuevas fuerzas o relaciones. El ejemplo típico podría ser el comportamiento individual frente al comportamiento de las masas.

Un elemento clave de qué es la evolución biológica es su caracterización como dinámica interna o como percepción externa.

En primer lugar, conviene aclarar que la pura combinación de un conjunto de elementos siempre dará un subconjunto del mismo, es decir, nunca aparecerá en la combinación ningún elemento diferente a los iniciales, imposibilitando la evolución. Utilizando una analogía sencilla, en un juego de cartas con la baraja española, al repartir las cartas, nunca aparecerá una carta de la baraja inglesa. Igualmente ocurre hacia atrás, es decir, para ver el origen de la vida.

En consecuencia, incluso para la evolución biológica entendida como percepción externa es necesario el admitir cambios internos. Ahora bien, si esos cambios internos son totalmente desconocidos o no se pueden explicar de ninguna forma bajo una determinada filosofía de la vida, una solución típica es declararlos aleatorios implícita o explícitamente.

Realmente, siguiendo con la analogía anterior de la baraja española, hace falta una gran imaginación para pensar que, con cambios aleatorios en los puntos del dibujo de cada carta y con el paso del tiempo, se pueda llegar a jugar con una carta de la baraja inglesa y mucho menos con todas las cartas de la baraja inglesa simultáneamente.

La Gioconda
Museo del Louvre Leonardo da Vinci

En cualquier caso, veamos la significación de elegir un enfoque u otro de qué es la evolución biológica para algunos ejemplos reales, pero no biológicos de la sociedad actual:

  • La evolución de los coches.

    Este ejemplo permite ver con claridad dos tipos de aproximaciones a qué es la evolución. Por un lado, se podría argumentar que los compradores, con su elección, han formado la demanda del mercado, y ésta ha ido haciendo que aquellos coches que mejor se adaptaban a la misma, se hayan comprado y hayan permitido a las empresas continuar con su producción.

    Sin embargo, por teoría económica, el mercado llega al equilibrio cuando se igualan la demanda y la oferta; ésta última estará formada de acuerdo a los costes de producción, entre los que se encuentran tanto los costes de materiales, mano de obra e investigación y desarrollo.

    Quedarse solo con la demanda como causa de la evolución de los coches sería negar todo el esfuerzo de los hombres y mujeres tanto en mejorar los materiales como en las mejoras de productividad de la mano de obra o la investigación en la resistencia del aire y en el desarrollo de nuevos motores.

    Por otra parte, tanto la demanda como la oferta de coches son fruto de los objetivos generales de la industria de coches; entre los que podemos citar el mejorar el rendimiento o velocidad, aumentar la seguridad y la rapidez en transmitir al mercado los adelantos tecnológicos.

    En definitiva, hay que reconocer que la demanda de coches ha existido siempre, ¡Seguro que los romanos también hubieran deseado tener los coches modernos! Es decir, el motor o causa de la evolución de los coches ha sido la mejora en la oferta que se ha materializado cada vez que salía un modelo distinto.

    También conviene tener en cuenta que, aunque el ejemplo no es de qué es evolución biológica pura, el mercado de coches es resultado directo de la actividad de seres vivos y su evolución biológica.

  • Ordenador personal.

    Con el ordenador personal habrá la demanda y la oferta y todos los elementos y razonamientos citados en el ejemplo anterior, incluso con mayor claridad.

    Se puede observar un hecho adicional, el desarrollo del software o programas informáticos es necesariamente paralelo al desarrollo del hardware; de nada serviría disponer del programa Windows 2000 si para un ordenador personal con un chip tipo 386 AT a 16 KHz. y solo 640 Kb. de memoria; de hecho, este programa no se hubiera podido ni siquiera desarrollar si no se disponen de ordenadores más rápidos.

    Seguramente en la evolución biológica del hombre tampoco se pueden desarrollar ciertos elementos sino están acompañados de otros o no se cumplen determinadas condiciones evolutivas.

    Otro aspecto distinto respecto al ejemplo anterior, es el conjunto de similitudes que se pueden hacer entre un ordenador personal y el cerebro humano. En el fondo se trata de dos sistemas diferentes, pero con la misma finalidad, guardar y gestionar una gran cantidad de información.

  • Desarrollo de un idioma.

    Un ejemplo distinto sería el de los idiomas, se perfeccionan, pero las leyes de oferta y demanda del mercado no forman parte del sistema. No obstante, el estudio de los objetivos generales intrínsecos a cualquier idioma nos vuelve a sorprender, porque se parecen bastante a la evolución biológica humana y a los mencionados anteriormente.

    Un lenguaje admite cambios más o menos rápidos, pero siempre dentro de una estructura de normas gramaticales cada vez más fija que asegure su continuidad. Normalmente el sistema lingüístico intentará mantener la coherencia de los significados para mantener la comunicación deseable, y desde luego, incrementará el número de palabras y conceptos asociados a las mismas en la medida de lo posible, es decir, de la capacidad semántica de los sujetos.

    Este último punto es importante, pues, en definitiva, es el que nos va a permitir, en mayor medida, el desarrollo de un idioma.

  • Estado moderno.

    Se podría intentar la analogía con una nación o estado moderno, tampoco aquí existen claramente las leyes del mercado, aunque se están empezando a manifestar con mayor claridad a raíz de la globalización actual de la economía y otras facetas de la actividad humana.

    Cada sistema tendrá objetivos especiales pero los generales vuelven a encontrarse con relativa facilidad. En una nación el sistema político es importante para su mejora, aunque conviene señalar que su sistema político suele estar muy relacionado con el desarrollo cultural, en sentido amplio, de sus ciudadanos.

    Por otra parte, los estados grandes pertenecen a una escala distinta a la humana y cualquier tipo de análisis a corto plazo se complica por los innumerables factores; a largo plazo, su desarrollo depende de la evolución de sus ciudadanos.

  • La vida de una persona.

    Más sencillo es el desarrollo de una persona porque es más cercano. El éxito de muchas de nuestras empresas u objetivos personales hasta cierto punto depende de los demás, de la competencia; pero el factor más importante es la capacidad personal y de trabajo. Por supuesto, la dinámica interna se ve afectada por el entorno, pero sigue siendo ella la responsable de materializar la evolución personal.

  • El artista.

    Este ejemplo es también esclarecedor por su paralelismo con ciertas características de la evolución biológica. Analizando la evolución de los cuadros de un pintor famoso a lo largo de su vida, se pueden identificar diferentes etapas en su pintura. En unos cuadros será más fácil descubrir el tema, otros tendrán ciertos colores o tonos en abundancia, etc.

    Para comprender la evolución de los cuadros, habrá que centrarse en el artista y su trabajo, su edad, su situación económica, la postura individual ante la evolución social, etc. De lo contrario, se negaría la influencia del artista en la evolución de su obra.

A la vista de estos ejemplos, el concepto de evolución biológica, en su sentido estricto o primario, se refiere al cambio global de las cosas y no solo al cambio de su apariencia. Esta visión de la filosofía de la vida permitirá comprender mejor el verdadero origen de la vida.